Daños a terceros

Se considera daños a terceros al perjuicio que puede ocasionar una persona a otra, que no sea su dependiente directo y con la que no tenga lazos consanguíneos.

Las compañías de seguros ofrecen dentro de sus productos pólizas básicas de responsabilidad civil; este tipo de protección respalda contra el daño ocasionado a un tercero, pero no ampara los daños sufridos por el asegurado.

Crédito: SiSeguros

  Siseguros
 
Siseguros