Seguro de casa

Al hablar sobre seguros, el primer tipo que viene a la mente es el seguro de autos, sin duda muy importante, no solo por la protección del vehículo en sí, también por la protección que ofrece a acompañantes y terceros. Sin embargo, existe otro que puede ser incluso más importante: el seguro de casa.

El seguro de casa habitación, es una herramienta financiera muy útil, pero poco utilizada en nuestro país, ya que según estimaciones, solo el 3 % de los hogares mexicanos cuenta con esta protección.

¿Qué es el seguro de casa habitación?

El seguro de casa, brinda protección al inmueble del asegurado y, dependiendo del tipo de cobertura contratada, es posible asegurar también los diferentes bienes que se tengan, como: electrodomésticos, ropa, joyas, obras de arte, entre muchos otros.

La mayoría de los seguros de casa habitación, protegen tu patrimonio contra inundaciones, sismos, granizo, erupción volcánica y muchos otros desastres naturales que pudieran dañar la infraestructura del inmueble.

Sin embargo, tu casa y pertenencias no solo están expuestas a condiciones climáticas adversas, los asaltos a casa-habitación son una constante en México, por lo que al contratar un seguro para tu hogar, también respaldas tus pertenencias en caso de robo con violencia.

Dentro de las protecciones que te ofrecen los seguros de casa, existen coberturas que incluyen los llamados gastos extraordinarios, que se refiere a un monto con el cual se paga la renta de otra vivienda, en caso de que el inmueble siniestrado no pueda ser habitado y necesite reparaciones.

Seguros de casa, puntos que debes considerar

Antes de contratar el seguro de tu casa:

  • Lee con atención todas las cláusulas y especificaciones, así conocerás los alcances de la protección.

  • En la solicitud de registro, contesta todos los campos con información verídica. En caso de alterar algún dato, la aseguradora puede no respaldarte en caso de un incidente.

  • Puedes hacer un inventario de tus pertenencias, incluyendo ropa, pieles y joyas, usando sus facturas. En caso de no contar con ellas, pregunta a tu asesor si puedes fotografiar tus pertenencias para validar el inventario.

  • Verifica que tanto en la póliza como en el contrato, estén especificados todos los puntos que tu asesor financiero te ofreció en el paquete de seguros.

  • Una vez firmado tu póliza, guárdala en un lugar accesible, lejos del agua y junto a tus documentos más importantes, como escrituras del inmueble y documentos personales.



Crédito: SiSeguros

  Siseguros
 
Siseguros