Seguro educativo

Un seguro educativo es una excelente opción para asegurar el futuro de un menor, este tipo de seguros no sólo se convierten en una forma de ahorrar, sino que, fungen como aval en la educación de los niños garantizando el pago de las colegiaturas de su escuela; situación que sería diferente de hacer sólo un ahorro en un instrumento bancario, en este caso se puede complicar la obtención del dinero si el padre del niño asegurado muere o queda inválido.

Los seguros educacionales garantizan la entrega del dinero al menor asegurado, esto gracias a que las compañías aseguradoras están comprometidas a pagar el monto del seguro hasta que el menor alcance la edad límite establecida en la póliza, una vez cumplido este plazo, el seguro deja de ser recibido por el beneficiario.

En México existen distintas aseguradoras que ofertan coberturas  de seguros educativos, en estas compañías la prima anual puede ir desde los mil 851 a los 2 mil 262 dólares, para una suma asegurada del orden de los 40 mil dólares; la cual se paga cuando el beneficiario obtiene la mayoría de edad (18 años), y es independiente a la liquidación de las colegiaturas de la escuela.

¿Cuál es la utilidad de un seguro educativo?

Los seguros educativos tienen la función proteger y ahorrar para los estudios universitarios de un menor.

Algunas de las prerrogativas que brindan este tipo de seguros, son:

  • Permite acumular una cantidad de dinero adecuada para cubrir los gastos universitarios de un menor.
  • Si la persona que contrato el seguro llega a fallecer, el beneficiario recibirá la cantidad estipulada en la póliza para cubrir sus estudios.
  • Si el contratante pierde su empleo o sufre algún percance y queda inválido, el seguro garantiza que el menor recibirá el apoyo económico hasta concluir sus estudios.

Los componentes del seguro educativo

Como todos los seguros, el seguro educativo tiene diferentes tipos de elementos que son importantes conocer antes de contratar una cobertura o una compañía de seguros. Algunos de estos conceptos son:

Ahorro: son las aportaciones que el contratante hace para alcanzar la suma asegurada, estás aportaciones se denominan “primas de ahorro”.

Seguro: es la protección que cubre el riesgo de invalidez o muerte del padre o tutor, esto con la finalidad de que no se vea afectado el cumplimiento del ahorro.

Inversión: permite que el dinero acumulado genere un rendimiento que se capitaliza, de esta forma no pierde su valor adquisitivo.

Un seguro educativo puede contratarse en tres modalidades diferentes: moneda nacional, dólares o UDIS (Unidades de Inversión); de igual forma, la indemnización puede ser recibida en un sólo pago o por medio de un fideicomiso que pagará de manera periódica las colegiaturas y la manutención del menor asegurado. Todo esto se llevará a cabo durante el tiempo que el capital permanezca invertido.

No lo pienses más y garantiza la educación de tus hijos, en SiSeguros te ofrecemos planes atractivos en seguros educativos, trabajamos con las mejores aseguradoras del país.


Crédito: CONDUSEF

  Siseguros
 
Siseguros